viernes, 30 de junio de 2017

El miedo a la báscula


Desde que naces, vas a la báscula.

Sí eres de la generación "Millennial" de seguro tu madre guarda un álbum de recuerdos en donde viene los primeros kilos que pesaste. 

El peso de una persona es un indicador de salud desde el nacimiento, gracias a ese número los doctores pueden predecir tus posibilidades de tener problemas metabólicos, respiratorios o incluso que aún falta desarrollarte después de tu nacimiento. Sin embargo, nunca nos enseñaron eso.

Desde que vamos a las evaluaciones médicas solamente esperamos ver la reacción de la enfermera o médico al momento de que la báscula arroja un número: "Estás bien", "estás mal" o uno de mis favoritos: "Por Dios, ¿este es tu peso? " Ya sea que estés muy delgado o con obesidad, siempre te juzgarán por tu peso y nunca se molestarán en explicarte la importancia de ese número.

IMC

En mis últimos días de Servicio Social, nuestra supervisora estaba enlistando los requisitos para los nuevos pasantes, entre ellos estaba tener un IMC menor de 25.
Podría haber dicho que el motivo de ese requisito es para pedir personal completamente sano y despistarlo con algunas analítcas, pero en realidad, lo que no quería era que personas con sobrepeso u obesidad estuvieran en una clínica de nutrición.

No es para criticarla sólo a ella, esta medida la hacen en los hospitales públicos, clínicas privadas e incluso en algunas empresas privadas,  haciendo que el IMC más que un requisito preventivo, es un requisito de IMAGEN disfrazada de salud.

El IMC es un indicador de uso fácil, sobre todo en salud pública para poder filtrar a las personas que puedan tener un mayor riesgo de morbilidad o de padecer alguna enfermedad metabólica a futuro. Puede tener sus limitantes, por ejemplo: en personas deportistas o con alta masa muscular, de tallas pequeñas, entre otros.

No te peses

Muchos voceros de la corriente de nutrición alternativa descartan en sus tratamientos el hecho de pesarte, o al menos no hacerlo muy seguido con la premisa de que creará una especie de "trauma" psicológico que no ayudará en tu cambio de estilo de vida.

Lo que en la realidad es que, muchos de estos voceros (incluyendo a médicos) no tienen la suficiente capacidad de saber interpretar y manejar la composición corporal de una persona y solamente se limitan a pensar que el peso es un número que arroja la báscula para hacernos sentir mal, y aunque en la actualidad tengamos al alcance las más sofisticadas básculas, no significa que sepan utilizarla o interpretar los resultados, es como pedirle a una abuela analfabeta que te enseñe a usar el Iphone 8. 

"A una mujer no le preguntes su edad ni su peso"

No me quiero meter en temas sociales o algo parecido, pero esta frase dice mucho de lo que la mayoría de las mujeres tememos hablar: nuestra imagen.

Aunque estés dentro del rango saludable del peso, por lo general, nunca estás contenta y si lo estás finges todo lo contrario gritando: "Estoy super gorda, peso 48kg" (?). Es algo muy curioso, porque el peso se puede convertir en nuestra identidad. 
Imagínate cuando las personas, tu familia o tus jefes te excluyen por tu peso, no sólo lo hacen porque "estás mal de salud", tu peso se convierte en tu etiqueta, en tu carta de presentación, en tu portada de libro y al momento de que quedas fuera, no es por un simple número, es personal hacia ti. 

Lo que puede servir

Depende de la situación de salud en la que te encuentres, debes de entender que TU PESO ES UN INDICADOR MÁS, como lo es la glucosa en sangre, los triglicéridos y otros. 

Tiene la misma importancia que ir a tu revisión médica y es algo que se puede modificar en caso de que no te encuentres en tus parámetros normales y no es algo difícil de sobrellevar.

La próxima vez que vayas con el médico, toma el valor y haz las paces con la báscula. 




jueves, 29 de junio de 2017

Coca Cola lo hace de nuevo

No es de impresionarse cuando coca cola saca su serie de comerciales para encariñarnos más con la marca, ahora la forma de llegar a los consumidores es haciéndonos sentir "culpables" por odiarla.

¿No te ha pasado cuando un amigo tuyo dice "No puedes decir que alguien te cae mal, por que no lo conocer"?

O aquella frase que nos gusta usar mucho: "No juzgues el libro sólo por su portada".

Esto es lo que hace el mensaje de los comerciales de COCA COLA, te dicen:

"No sólo te vendemos azúcar, también te damos agua y bebidas nutritivas"
"Nuestra empresa es una industria que genera bienestar económico"

¿Qué opinas?





miércoles, 28 de junio de 2017

Errores veganos

Han pasado 4 años desde la entrada donde daba algunas recomendaciones "conductuales" para ser vegetariano, la puedes leer Aquí.
.
No importa el tipo de dieta que sigas, puedes tener una mala nutrición o problemas de salud a consecuencia de tus hábitos alimenticios.

Hoy quiero hablar de los 3 errores más comunes que podemos cometer en nuestra alimentación vegetariana/ vegana

LOS ALIMENTOS VEGANOS NO SIGNIFCA QUE SEAN SANOS

Aunque las personas que optan por tener una dieta vegetariana o vegana tienen menor riesgo de enfermedades no transmitibles como Diebetes, Hipertensión, cáncer, entre otros.
Pero no significa que puedas ir a cualquier tienda o pastelería VEGAN ha comprarte todos los pastelillos. Hay muchos alimentos e ingredientes que son veganos y al mismo tiempo malos para la salud: Aceites vegetales hidrogenados, Sal, Azúcar añadida. Si te comes una rebanada de pastel que es Vegan, no significa que puedas incluir 1 pastel diario a tu dieta, ya que al final, también perjudicara a tu salud. 

NO SUPLEMENTARSE

Por lo general, muchos veganos empiezan con el nutricionismo diciendo frases como:
"1 puño de espinacas tiene más calcio que 1 vaso de leche de vaca".
Debemos de entender que cubrir nuestras necesidades nutricionales, va más allá de buscar cuál alimento tiene más cantidad de cierto nutriente, ya que si nos vamos al ejemplo del Calcio, pues también sería válido comernos una caja de tizas. 

La sumplementación vegetariana debe consistir lo siguiente:


VITAMINA B12.- CIANOCOBALAMINA

Omega 3 (Opcional)
Calcio y Vitamina D (opcional)



PROTEÍNA DE ORIGEN VEGETAL

Hay una forma de saber si un alimento tiene proteínas completas o que sean de calidad (es decir que contenga todos los aminoácidos)

Lo ideal para que cubras tus requerimientos de proteína es que en tu dieta realices 2 tiempos de comida con proteínas de buena calidad como la soja, el garbanzo, la quinoa y se complementará con el resto de tu alimentación durante el día, como los cereales integrales, y oleaginosas.

Olvida la combinación de cereales con leguminosas para poder tener una "proteína de alta calidad", no es necesario.

¿Eres vegano?
¿Cuál crees tú que sea el error más frecuente en tu dieta?


martes, 27 de junio de 2017

Por qué odio a los Health Coach (PARTE I)

Cada lunes es lo mismo:
Inicio el día y la semana abriendo la sección de noticias. En uno de los encabezados de las noticias aparece que la NASA acusa a Gwyneth Paltrow de Fraude.
Tanto es el odio que ha tenido la gente por esta actriz, que me hizo recordar porqué cada vez que veo a los famosos "gurús" de la salud en Instagram, youtube o la televisión me pone de malas.

Hace años que he querido hacer una nota sobre este tema, pero no sabía ni por donde empezar: Quería que tuviera suficientes bases académicas, científicas y profesionales, tal vez buscaba la cura contra la ignorancia y no lo conseguía.

Intenté de todo para aclarar mis ideas para poder hacer un material que impactara a los lectores y que de una vez por todas se acabara esta pesadilla, pero es algo imposible en esta época; lo único que puedo hacer es dar mi punto de vista y ofrecer alguna solución sobre los problemas que veo.

Hace 5 años que me gradué de Nutrición y pasé por una parálisis que ponía en duda mi carrera, pensaba que iba a tener la respuesta a todo y resulta que solamente tenía un papel para poder pedir empleo. 
Estaba enojada con la escuela, porque al momento de estar en el mundo laboral, nada de lo que me enseñaron lo aplicaba en la realidad, fue en ese momento en el que el IIN estaba en pleno auge, muchas de mis compañeras al graduarse, se inscribían a ese curso, empezábamos a hacer smoothies y tomarles fotos, nos hicimos fans de David Wolf y Rawvana (sólo por poner nombres).
Muchas otras chicas se abrieron su blog con fotos de comida saludable (mientras te las encontrabas en el bar con cervezas y hamburguesas), otras, para tener mayor popularidad se describían Health Coach, antes que Licenciada en Nutrición.
Esto es algo que ha ido pasando, pero no en todos los profesionistas graduados. También están los que se burlan de los gurús de nutrición, los que trabajamos 10 hrs al día, los que creen que están haciendo un cambio, los que están investigando, los que vieron la carrera universitaria como una ida al banco. 

Ser Health Coach parecía ser un futuro que rompiera paradigmas, que tuviera más impacto que el Sistema de Salud convencional y sobretodo: que fuera una fuente de ingresos por excelencia. Este último punto, puede sonar interesante y lógico para los profesionales de la salud: Médicos, psicólogos, nutricionistas, enfermeros. Ser un Health Coach podría ser un buen plus para ampliar tu servicios y posibilidades laborales.
¿Pero qué pasa con las amas de casa, las personas que no terminaron la secundaria, los profesionistas de áreas completamente ajenas a la salud?
¿Qué pasan con los famosos que no tienen idea de lo importante que es la alimentación más allá del miedo a subir de peso?

Dramas de casa



Hace algunos años, en un programa de TV en México una Health Coach no sólo habló de lo que se trataba su papel, si no que, dio una información desatinada sobre los nutriólogos.
Obviamente, llovieron por twitter ataques hacia a ella y al programa, así que tuvieron que hacer otro espacio para que una nutrióloga hablara del papel y la importancia de esta carrera.

En youtube solamente puedes encontrar el video "censurado", pero puedes verlo completo en este Enlace.


Como este ejemplo, hay muchos en donde salimos perdiendo todos.


lunes, 26 de junio de 2017

COMUNA (Monterrey) RESEÑA


La semana pasada fui con La Dieta es primero al restaurante COMUNA con el concepto de Comida y vino local (o cerca de la localidad)

Al principio no teníamos idea del concepto del lugar, incluso aún nos quedan algunas dudas de los platillos y menú, ya que se cambian de acuerdo a la temporada y cosecha de un huerto orgánico que tienen como proveedor.

El restaurante COMUNA es una prueba fiel de que los alimentos de buen sabor y calidad no necesariamente son insanos.

LUGAR



El espacio es bastante amplio y cómodo. En lo personal lo que me llamó más la atención fue el ambiente y el volumen de la música.

Me di cuenta de que estaba acostumbrada a ir a los restaurantes fast food donde la gente se pone a gritar y la música está a todo volumen mientras pasan el partido de fútbol. Este tipo de lugares pueden inducir a que comas de una forma rápida, distraída y en una cantidad mayor. 

En cambio,  el lugar de COMUNA, te recuerda lo bien que se siente comer de manera consciente, sin necesidad de atiborrarse de comida basura.


MENÚ

Aquí hubo algunos detalles que hicieron que nos confundiéramos un poco con el menú, habían 3 cartas: Las bebidas con alcohol, las entradas y los platos fuertes.

Sinceramente no creo que sea de vital importancia que haya cartas para cada especialidad, lo ideal es que sean máximo 2 cartas (ya sea una para bebidas con o sin alcohol, y alimentos).

Nutricionalmente hablando el restaurante COMUNA cuenta con opciones veganas, vegetarianas, orgánicas y cetogénicas, sin necesidad de estar poniendo etiquetas, fácilmente puede ir un grupo de amigos que estén "a dieta", sean veganos o que les guste el buen comer, ya que hay opciones para todos.

LOS FAVORITOS

Fueron las recomendaciones de la huerta: Calabacitas rellenas y las zanahorias sazonadas.

LO QUE CAMBIARÍA

Sería el diseño de los menús o la forma de explicar los platillos, que los ventanales tuvieran algún tipo de cortina, ya que a nosotros nos molestaba mucho la luz del sol.

¿VOLVER?

Claro que sí, siempre habrá una opción saludable y deliciosa que comer en este restaurante.

miércoles, 21 de junio de 2017

¿Por qué los mexicanos no comemos sano?


Acabas de leer las razones más comunes por las que la mayoría de las personas en México no comemos sano, a continuación responderé a cada una de estas razones para que la próxima vez que quieras lanzar alguna excusa, lo pienses 2 veces.

FALTA DE DINERO

Tenemos la creencia de que comer sano o "estar a dieta" es caro.
Así que, veamos más a fondo este motivo.

Lo real: Es obvio que si cambias los alimentos que consumes regularmente por su versión light o "saludable" si es más caro, algunos ejemplos son:
  • Lácteos enteros por lácteos bajos en grasa o azúcar
  • Pan de trigo refinado, por pan integral, orgánico o sin glúten.
  • Azúcar refinada por edulcorantes,
  • Aceites y grasas por aceite de oliva, coco, aguacate.
  • Sin mencionar los alimentos de origen animal con bajo aporte de grasa.


Por desgracia, muchos de estos alimentos son los que más nos recomiendan la mayor parte de los profesionales de la nutrición y muchas veces no se toma en cuenta que las personas por lo general no comen solas o tienen que comer con su familia.
A sí que, además de empezar a comprar alimentos más caros, también se comprará más de lo que regularmente estaban acostumbrados.

La solución: 
  • Realizar menús sencillos y con alimentos de temporada.En cuanto a los menús, se requiere de una planificación para la semana y recordar que no importa si no hay variedad entre los platillos, se pueden repetir las comidas o rotarlas con otras 2 opciones.

  • Al momento de realizar las compras, verificar que frutas y verduras son de temporada y de la localidad, estar atentos a los días de descuento o promociones.

  • Verificar si realmente todos los alimentos son necesarios incluirlos a nuestra dieta: Me refiero al boom de las super foods, edulcorantes, entre otros.Un ejemplo de un cambio de alimentos caros, por económicos sería cambiar el pan integral u orgánico por tortillas de maíz, arroz o tostadas deshidratadas.
Por eso, en mis planes de nutrición, empezamos con pocas opciones y fáciles de combinar o sustituir.

  • Integrar a toda la familia: Los menús o cambio de hábitos se deben de adaptar a cada integrante de la familia o negociar las opciones de comidas y las preferencias de cada uno. 



FALTA DE CONOCIMIENTO O FALTA DE TIEMPO

La mayoría de las veces, creemos que comer sano es difícil y se le tiene que invertir mucho tiempo en la preparación y compra de los alimentos, incluso no nos damos el tiempo de probar aquellas verduras que no nos llaman la atención.

Estamos en la época del internet donde hay millones de recetas y consejos para realizar platillos sanos. Está claro que acudir a un profesional de la nutrición, te hará la tarea más fácil y los resultados que esperas serán más rápidos.

La solución:

Evalúa el tiempo que gastas en actividades que no son saludables para ti y tu entorno y cámbialas para dedicarle a la investigación, consultas de nutrición o preparación de nuevas recetas.

FALTA DE ALIMENTACIÓN SALUDABLE EN LA FAMILIA

Esta razón se refiere a que por lo general, todos estamos rodeados de un ambiente que se le llama "Obesogénico", es decir, estamos rodeados de restaurantes, puestos de comida chatarra.
Eventos sociales en donde no hay opciones sanas de alimentos ni bebidas, haciendo que, alimentarse sano se convierta en una tarea realmente difícil.

La solución a este problema sería que no temieras a decir no, a ir contra corriente o ser "rebelde":
Lleva opciones saludables a tus eventos o si se complica,  no vayas a una reunión con el estómago vacío.

PREFERIR BEBIDAS AZUCARADAS Y DESAGRADO POR LAS VERDURAS

Esta razón va ligada con la anterior.
Si en nuestro entorno familiar nos educaron para comer mal, poco a poco creas el hábito de preferir alimentos de mala calidad y será más difícil que puedas aceptar una alimentación diferente.

La solución:

Si tu ya estás en este punto, es necesario que acudas no sólo con un nutricionista, si no también con un psicólogo para que no caigas muchas veces en pensamientos erróneos sobre tu alimentación y tomas decisiones mas conscientes para el beneficio de tu salud.

A forma de resumen de lo que acabamos de ver, éstas son mis conclusiones:

"Comer sano no es caro, lo que pasa es que comer chatarra es barato"
"Siempre hay tiempo, solamente tienes que saber cómo administrarlo"
"Vivimos en la era de la información, tus dudas siempre serán resueltas si buscas bien"
"Aprende a no culpar a los factores externos por tus malas decisiones alimentarias"
"Aprende a identificar lo que no te sirve y dale oportunidad a nuevas opciones"
"Siempre es mejor que te asesores con un profesional calificado para evitar que caigas en errores y pierdas tiempo". 

lunes, 12 de junio de 2017

Siempre estarás a dieta.

No es una amenaza o un reto, simplemente la palabra DIETA está mal empleada casi en su totalidad. 

Si hay algo que no soporto es ver nutricionistas diciento: "No hagas dieta", "Esto no es dieta", fomentando la ignorancia en sus pacientes y a la población en general.

A demás, un profesional de la nutrición que va de ese tipo de frases para obtener más clientes/pacientes carece de ética, lógica e inteligencia básica. 

Basándonos en su etimología, la palabra dieta significa "régimen de vida" o "forma de vida".

Por lo cual, la palabra dieta debería ser usado para referirnos a la alimentación que se lleva a diario o al conjunto de alimentos que un individuo consume en un día.

Al momento de tener que actuar de forma específica sobre la alimentación de un individuo (ya sea por motivos de salud o estética) se requiere un cambio de dieta o un plan de alimentación en el cuál se aprenderá a crear hábitos alimenticios adecuados para su condición y características individuales.

Las frases como:  "Voy a empezar dieta" (al menos que hayas tenido un ayuno) "la dieta empieza hoy" "dieta diaria" Son frases que en realidad están mal dichas y caen hasta en un error gramatical.

En conclusión, no le temas a la palabra "dieta" y no la relaciones con solamente bajar de peso.