domingo, 21 de agosto de 2016

¿Por qué la comida de hospital sabe horrible?



Hace días salió una nota sobre el cambio de menú que hicieron en un  hospital de Ottawa después de que los managers probaron la dieta que se le da a los pacientes por una semana.

¿Alguna vez te has preguntado por qué muchas personas odian la comida de hospital y otras tantas las aman ?

Aquí te diré algunas razones por las que la comida de hospital puede saber muy mal (y no, no es porque el personal no sepa cocinar).

TIPO DE ENFRMEDAD DE LOS PACIENTES:

Si el motivo de ingreso del paciente es por algún problema del aparato digestivo, lo más seguro es que haya muchas restricciones en los alimentos para su recuperación, lo cual limita mucho a los cocineros usar especias o condimentos en sus platillos. 

TIPO DE TRATAMIENTO: 

Hay otras enfermedades que alteran el sentido del gusto como el cáncer, sobretodo los efectos secundarios de los tratamientos también están relacionados a la tolerancia  y gusto por los alimentos. Por lo general, el equipo médico no habla sobre estos cambios con los pacientes o familiares y eso hace que se hagan a la idea de que la comida es la que no está bien cocinada. Otro efecto secundario de los tratamientos son precisamente digestivos, lo cual nos deja con una dieta sin muchos ingredientes para un paciente que tiene alterado su sentido del gusto. 

LA MAYORÍA DE LOS DOCTORES Y ENFERMERAS NO SABEN DE NUTRICIÓN:

Los encargados de decidir que pueden comer los pacientes son los doctores y por lo general cometen muchos errores al momento de dar indicaciones sobre la dieta. Una de las muchas consecuencias de esta mala comunicación entre MÉDICO- ENFERMERO- NUTRICIONISTA es darle una dieta monótona al paciente, pudiendo haber más opciones de alimentos. Ésto se puede arreglar gracias a la intervención de los nutricionistas,  pero muchos hospitales no tienen permitido que se les corrija a los médicos o que el nutricionista haga una intervención completa al momento de decidir los alimentos para cada paciente. 

Estas son las 3 principales razones por las que tal vez la comida de hospital tenga un mal sabor. No me he metido a fondo a comparaciones de Hospitales privados y públicos, tal vez en otra ocasión me permita dar algunas explicaciones sobre las diferencias entre la comida de varios tipos de clínicas y hospitales.


Por lo pronto, si quiero enfatizar la necesidad que hay sobre cambiar la idea de que la comida de hospital deba saber como la comida de un restaurante de 5 estrellas o de un hotel, debe de haber un balance congruente entre todos los elementos que debe conformar la dieta de una persona hospitalizada.